EL GUAJOLOTE MALVADO

Esta historia es contada por la Señora Maria N., que actualmente radia en la ciudad de Tlapa de Comonfort, hace muchos años ya que salió de su pueblo según cuenta ella, pero que recuerda los sucesos e historias que sucedieron en su comunidad, ella cuenta que era muy común escuchar que las personas solían convertirse en animales a través de ciertos ritos y ungüentos que fabricaban, e incluso sabían quienes lo hacían, pero también destaca que muchos eras buenos, y en minoría estas personas que se conoce como nahuales, eran personas malas, ella cuenta que en una ocasión murió un hombre, los cuales fueron ultimados por un nahual el forma de guajolote.

Ella misma relata que una noche en la que estaba recalentado el sobrante de una fiesta que hubo en su comunidad, después de una gran fiesta, la mayoría de la gente ya se había despedido pero solo unos cuantos quedaron, comenta que como en ese tiempo las casas eran de chinamite (carrizo) era muy común escuchar y ver lo que pasaba fuera de la casa, cuenta que se dispusieron a dormir en una cocina que tenían casi al medio de su patio de su casa, la mayoría ya se había dormido, a excepción de cuatro hombres que aún se encontraban afuera tomando cerveza, uno de estos hombres saco una cajetilla de cigarros y le ofreció a sus demás compañeros de parrada, solo uno no quiso fumar, y siguió bebiendo, ya avanzada las horas de la noche, entre sueños logro escuchar algunos ruidos en su techo al parecer eran las pisadas de un animal, en ese momento despertó y entre ojos aun cerrados por el sueño, logro ver como un guajolote bajaba del  techo de su casa, pero este no era un guajolote normal, ya que por su tamaño y su forma de observar a los cuatros hombres que dormían fuera este no podía ser un guajolote normal, siguió observando a través del china mite y logro ver como el guajolote se acercaba a los hombres, coloca su rostro enfrente de ellos y al parecer los olía, así fue con el primero, el segundo, hasta llegar al cuarto y último, de pronto el guajolote se detuvo y miro hacia el tercer hombre, volvió a acercársele y de frente, el guajolote empezó a introducir su pico dentro de la boca de aquel hombre, haciendo unos movimientos como si estuviera jalando algo, según nos cuenta la señora, logro ver como el guajolote absorbía una especie como de tripa saliendo de la boca del hombre e introduciéndose a la boca del guajolote, el hombre no despertada a pesar de lo que estaba sucediendo, ella cuenta que quiso gritar y advertir para que los demás despertaran, pero fue tanto su miedo que no logro moverse, solo se mantuvo quieta y observando las acciones que realizaba dicho animal.

También logro ver que después de que acabo de jalar esa tripa, el guajolote muy lentamente camino hacia a otras, de una salto brinco al techo y desapareció en la obscura noche, con más temor que ganas de avisar según nos cuenta la señora, volvió a acostarse tratando de olvidar de lo que había sido testigo. En la mañana siguiente fue tan grande su sorpresa al ver que las demás personas corrían de un lugar para otro para atender a un difunto el cual se encuentra afuera de su patio, cuál fue su más grande sorpresa al enterarse que la persona recién fallecida había sido una de los hombres que estaba tomando una noche antes, y es la misma a la que el guajolote se le acercó y succiono algo que sabe que es, los otros tres hombres estaban espantados pues no sabían que hacia pasado la noche anterior.

Lo que si nos confirma la señora, que el hombre que murió fue el mismo que no quiso tomar un cigarro y fumar.

A esta y a muchas historias se asocia el tabaco, sea o no sea cierto no dejemos de creer, pues recuerden que en este mundo existe un universo de posibilidades y muchas de ellas no tienen explicación.

Guajolote2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *