LOS CUATRO REMOLINOS

macbeth_brujas1

Foto tomada de internet.

Una tarde don juan, un señor muy conocido en el pueblo querido por muchos y envidiado por algunos, se encontraban en su parcela a orillas del pueblo escasos 10 minutos a pie, don juan se encontraba barbechando su tierra para prepararla para las aguan y así tener su siembra, cuando noto que los vientos soplaban muy fuertes pero esta vez no era algo normal, puesto que los vientos se arremolinaban en varios puntos de la parcela levantando basura, polvo y tierra lo cual los hacia ver muy diferentes a los demás, según su narración con sus propias palabras fue lo siguiente: me encontraba preparando la tierra para la siembra cuando me di cuenta que el viento soplaba muy feo levantando mucha basura, tierra polvo, que hasta piedras levantaba, cuando de repente se formó un remolino frente de mi a unos 30 metros, empezando a levantar todo, después otro remolino se formó a un lado del terreno junto a una barranca y empezó a subir como para donde estaba yo, un tercer remolino se formó en la parte de abajo del terreno que sale para un camino para ir a los terrenos de haya abajo, ahí me di cuenta que era algo malo así que corrí a mi casita donde guardo mis gallinas para ir a traer mi biblia y un arma que es la que guardo ahí siempre, los remolinos no se iban solo caminaban de un lugar para otro pero nunca salieron del terreno, cuando me di cuenta que un cuarto remolino venia del cerro de enfrente, era mucho más grande que lo demás, este arrancaba la hierba a su paso, agitaba muy fuerte los arboles los doblaba bien hasta el suelo, entonces salí yo con la arma y la biblia, esto lo hice porque yo sabía que esos remolinos no eran remolinos así normales, si no que eran brujos o mis enemigos que me tienen envidia y venían a hacerme daño, así que tome mi arma e intente disparar pero se atascó la bala y no disparaba por más que le intentaba no disparaba, así que me tire al suelo y empecé a rezar el padre nuestro, a rezar fuerte y con fe, porque los remolinos no se iban y cada vez se acercaban más a mí, rece y empezaba a decir groserías, estaba tirado en el suelo me puse la biblia al pecho y seguí rezando más fuente, no tenía miedo, los remolinos intentaban levantarme del suelo con sus fuertes vientos pero no pudieron, poco a poco se fueron alejando hasta desaparecer y todo quedo en calma, sin viento ni nada, todo calmado, me levante y seguí rezando y dando gracias a dios por haberme ayudado a alejar esos brujos, después de eso probé el arma disparando al suelo y el tiro salió sin ningún problema, fui a dejar las cosas a la casita donde guardo mis gallinas, y seguí arando mi tierra con mucha calma, pero con el ojo bien abierto por cualquier cosa.

Autor: Anónimo

* Los nombres y los lugares han sido cambiados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *