LA MUJER DE BLANCO

Fantasma-Dama-Blanco

Foto tomada de internet. 

 

Don juan, que vive en una comunidad que se encuentra a 40 minutos de olinala, nos cuenta un una historia de hace muchos años que le ocurrió a él, cuando aún no había transporten hacia el pueblo, no había carros de pasajeros ni camionetas, así que la mayoría tenía que caminar por 1 hora para llegar al crucero de la carretera y tomar un carro para viajar a su cabecera municipal hacer sus compras o por cualquier otra cosa, pues bien donde juan nos comenta que un día salió a la cabecera a dejar unos papeles lo cual le consumió casi todo el día por lo tanto el retorno a su lugar de origen mucho más tarde lo habitual, el sol ya estaba casi ocultándose cuando decidió partir a su comunidad, tomo una pasajera que va a otro poblado y bajándose en el crucero empezó su camino a su casa, en los primeros minutos de camino el sol ya no era visible pues la obscuridad y empezaba a caer, él nos cuenta que siguió su camino, tomando algunos atajos para llegar más pronto, unos kilómetros antes de llegar al pueblo se encuentra una colina que es rodeada por una brecha, la cual no decidió tomar y camino por el atajo que prácticamente corta más de 10 minutos a pie, el siguió caminando rumbo a su casa por el atajo cuando de repente escucho que lo llamaban por su nombre, pero no lograba ver quien le hablaba y de donde venía esa voz, cada vez era más fuerte el llamado, le gritaban por su nombre y le decían ven, cuando logro notar que colina abajo estaba una mujer con un vestido blando, según él nos cuenta esta mujer lo llamaba por su nombre y con su manos le hacía señas de que viniera o lo esperar, el sin pensar decidió caminar un poco hacia ella y lo mismo hacia la mujer subía colina arriba, para esto ya se encontraba obscuro, cuando estaba más cerca y cada vez más cerca noto algo raro, pues no se mostraba que caminara incluso no levantaba polvo, de un momento logro que esta mujer flotaba, no tenía pies, logro mirar su rostro era el de una mujer encantadora, pero no tenía pies, así que dio media vuelta y corrió colina arriba, la mujer lo llamaba por su nombre y le decía que no se fuera, don juan como pudo lograr correr colina arriba, sin más y sin sentir como llego corriendo hasta la entrada el pueblo, el cual con el corazón exaltado encontró a unos conocidos a los cuales les contó lo sucedido, estos se quedaron atónitos por la anécdota contada, ellos mismo comentaron que ya había habido varias personas que decían haber visto una mujer de blanco, incluso algunos aseguran que era la misma llorona, quedando entre platicas y ya bajado un poco el susto decidió ir a su casa a descansar para mañana continuar con su vida normal, y con una historia que contar.

Autor: Anonimo

* Los nombres y lugares han sido cambiados.

Web Hosting

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *