EL ANIMAL QUE NADIE PODIA MATAR

08

Foto tomada de Internet.

 

Don Emilio, un señor de unos 83 años de edad, pelo blanco y de complexión delgada, nos cuenta una historia donde fue el participe y autor de los hechos, el cuándo se formó su pueblo había muy poca gente habitando en el muchos iban y venían, eso sí aclarando que su pueblo era un unido, pero como todos los pueblos asentados en medio de las montaña no están libres de sucesos y cosas extrañas, el comenta que el ganado de los habitantes e incluso su ganado desaparecía constantemente, muchos comentaban que se trataba de un animal, una zorra decían unos otros decían que era un tigre o un coyote, muchos se quedaban velando cuidando su ganado para no seguir perdiéndolo otros, desde sus casas estaban pendientes, alumbrados con candelabros y velas estaban siempre alertas, la iglesia de pueblo se encuentra justo en el centro, entre comentarios algunos pobladores comentaban que ya antes había intentado matarlo, lo describían como una zorra grande de color blanco con unos grandes colmillos era capaz incluso de derribar arboles de una mordida, algunos habían intentado dispararles pero sus armas nunca disparaban, cuando se alejaban de ella o se iba el animal sus armas accionaban sin ningún problema, cansados de que su ganado desapareciera decidieron salir a buscar al animal por la noche pero todos esos intentos fracasaron, incluso algunos aseguraron que era el malo, don Emilio no se sentía amenazado ni tampoco con temor, pero sabía que tenía algo que hacer por su ganado, así la espero en las entradas del pueblo por donde se supone que este  vendría, varias noches estuvo pendiente, sin lograr ningún objetivo, una noche tuvo la oportunidad de verlo de frente, cuando estuvo de frente noto que el animal solo lo miraba sin moverse al igual que don Emilio, pendiente y rezando con fe, para que su arma disparara, pero fallo no disparo su  arma, el día siguiente conto lo sucedido a su esposa la cual le recomendó que  olvidara lo sucedido, pero don Emiliano no se iba a quedar así, tomo su arma y sus cartuchos y se dirigió a la iglesia del pueblo, baño su arma y sus balas con agua vendita, acto seguido se fue a su casa a prepararse para la noche, caída ya la media noche se encontraba escondido atrás de una barda de su casa con vista hacia la calle principal por donde se suponía tendría que llegar, dentro de la zacatera noto algo raro, el zacate se movía sin razón aparente, y se movía más y más, y el viento empezó  a soplar muy fuerte, de repente diviso a lo lejos una zorra de color blanca con colmillos enormes que caminaba muy lentamente se metía en la zacatera y volvía a salir como buscando algo, don Emilio apunto su arma directamente al cuerpo del animal, el cual aún no notaba su presencia, mientras más se acerca el animal, mejor línea de disparo tenía, cuando lo tuvo lo suficientemente cerca disparo dándole a un costado, gritando el animal, don Emilio volvió a disparar dándole nuevamente, el animal empezó a revolcarse dentro de la zacatera, noto como el animal se torcía y se arrastraba destrozando todo a su paso, cuando don Emilio decidió ir a ver dónde había quedado el animal, noto que ya no estaba, no existía ni sangre ni nada, aunque si puede afirmar que la maleza se encontraba toda destrozada, al día siguiente conto lo sucedido con algunos vecinos los cuales confirmaron que algo se había arrastrado entre la maleza, algunos vecinos que salieron cuando escucharon los disparos confirmaron la versión, al igual que don Emilio coincidieron que una zorra de color blanco y con una altura de más de un metro, después de esto jamás se volvió a ver por esos lugares a un animal con esa descripción.

Autor: Anonimo

* Los nombres y lugares han sido cambiados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *